BAILIN & ERNEST BITTNER

 

EMPRESA FAMILIAR Y PASIÓN POR LA MÚSICA …

Bailin y Ernest se conocen desde sus días de colegio, cuando discutieron por el mejor salón de piano en el colegio de música BRG Boerhaavegasse en Viena. Ernest luego estudió composición y saxofón en la Universidad de Música y Artes Escénicas, Bailin se matriculó en la Universidad de Medicina de Viena. Ya durante sus estudios, los dos fundaron en 1997 con amigos el Musikprobe- und Aufnahme-Zentrum „t-on“ (Ensayo musical y el centro de grabación “t-on”) en el Naschmarkt de Viena. Paralelamente Ernest trabaja como afinador de pianos. Al hacerlo, fué testigo de cómo los nuevos instrumentos eran inaccesibles para muchas familias y cómo se tomaba ventaja de la ignorancia de los compradores en el mercado de pianos usados: el dinero más laboriosamente ahorrado se esfumaba y el sueño tener un piano también. Esta situación en la Ciudad de la Música molestó a ambos y estaban decididos a cambiarla.

TODO PARA EL PIANO PERFECTO …

En 1998, Bailin y Ernest abrieron su primera galería de PIANO en la Andreasgasse de Viena, cerca de la Mariahilfer Strasse. En 120 m² vendieron pianos usados, baratos y cuidadosamente seleccionados. Luego de su luna de miel en 1999 en Asia, finalmente se dieron cuenta de que querían ser “inspirados”. En su viaje visitaron un total de siete fábricas de pianos y numerosas tiendas de pianos. Reconocieron el gran potencial de las producciones de piano en China, a pesar de las enormes variaciones en la calidad debido a la falta de estándares de calidad. Estaban entusiasmados con la idea de llevar el conocimiento europeo a China para crear una simbiosis perfecta entre el conocimiento técnico tradicional y especializado y la producción moderna.

UNA AGUJA EN EL PAJAR …

Se inició la primera cooperación con una producción estatal de piano chino. Sin embargo, debido a una burocracia complicada y a menudo ejecutivos cambiantes, no se pudo lograr ninguna mejora significativa durante muchos años. La recomendación de un amigo chino de la familia luego trajo el giro decisivo. Bailin y Ernest se dieron cuenta de un fabricante privado de partes de piano en Ningbo. Ese fue el comienzo de una cooperación duradera, exitosa e intensa. Los altos estándares de calidad europeos y máquinas de precisión de alta tecnología en la fábrica china constituyen la simbiosis perfecta para construir los pianos de alta calidad a una relación precio-rendimiento increíble.

LA CONSTRUCCIÓN DEL PIANO REGRESA A CASA EN VIENA

En los últimos años, Bailin y Ernest han expandido constantemente el equipo técnico internacional de FEURICH y no escatimaron esfuerzos en la implemantación de intrincadas innovaciónes en sus pianos. Con la apertura de KLAVIERmanufaktur en Viena en 2016, Bailin y Ernest han cumplido su sueño. Por un lado, porque aquí se construye uno de los pianos más innovadores y modernos del mundo y por otro debido al resurgimiento de esta tradición histórica de la ciudad musical de Viena que significa una labor de amor para ellos. Sus dos niños, Ennio y Loreen, están tan entusiasmados con la música como sus padres y se los puede encontrar a diario en la KLAVIERgalerie y en los talleres de FEURICH.

“Nuestra visión: Queremos crear pianos con innovaciones significativas llenando de alegría a un número siempre mayor de amantes de la música dueños de su propio piano” (Bailin y Ernest)